Quieres hacer jabón en tu casa, pero no te atreves con el jabón casero hecho de sosa cáustica? ¿O tal vez quieres hacer jabón con tus niños de forma segura y divertida? Entonces lo ideal es hacer jabón con una base de jabón de glicerina.
¿Y qué significa esto? Pues que solamente tendrás que fundir esa base, añadir los colorantes y fragancias que prefieras, rellenar los moldes ¡y listo!
Este tipo de jabón está listo para usar de forma inmediata, sin tener que esperar 8 semanas para poder usarla como en el caso del jabón con sosa caustica. Además si ves que no te gusta el resultado, lo puedes fundir de nuevo y hacer otro jabón. 
Sigue leyendo para descubrir el paso a paso de la elaboración de un jabón de glicerina con rayas de colores:

Ingredientes

750 gr Base jabón de glicerina (sin SLS)
2 cucharaditas de café de Dióxido de titanio
1/4 cucharadita de café de Pigmento Violeta ultramar (CI 77007)
1/4 cucharadita de café de Pigmento Rosa ultramar (CI 77007)
3 gr de Arcilla rosa
Alcohol en pulverizador
10 gr-15 gr Aceites esenciales según el gusto
Molde de jabón rectángular

Elaboración

Divide la base del jabón en cuatro partes:
– Tres partes de 83 gr para las rayas de colores.
– Una parte de 500 gr para las rayas blancas.
 
Prepara dos ollas para fundir la base del jabón al baño maría (una olla para el color blanco y otra olla para las rayas de colores).
   
Mezcla dos cucharatidas de café de dióxido de titanio en aproximadamente 20 ml de aceite vegetal (por ejemplo macadamia). Es importante remover muy bien para que no queden grumos.
 
Vierte la mezcla de dióxido de titanio y el aceite en la base de glicerina fundida y remueve. Después, añade una sexta parte de los aceites esenciales que hayas elegido y vuelve a remover.
 
Para que las rayas salgan de forma irregular (tal y como se puede observar en la foto del principio), pon el molde ligeramente inclinado.
En esta foto de la izquierda, puedes observar la tapa del molde debajo de una «pata» del molde.
Es el momento de rellenar el molde con 1/3 de la base del color blanco que has preparado.
Después, deberás pulverizar con alcohol sobre cada capa para que desaparezcan las burbujas de la superficie. Deja que se ponga sólida la primera capa antes de verter la siguiente capa encima (presiona ligeramente con el dedo y si ves que no se hunde, puedes verter la capa).
 
Funde la primera de las tres partes de 83 gr de la base al baño maría.
 
Es el momento de preparar el color de la segunda capa. Para ello, disuelve 1/4 (cucharatita de café) del pigmento violeta ultramar en aproximadamente 5 ml de aceite y remueve hasta que se hayan disuelto todos los pigmentos y no queden grumos.
Es importante disolver los pigmentos antes en aceite, porque si los vertieses directamente a la base del jabón, verás luego en el jabón puntos de los pigmentos no disueltos.
Ahora añade la mezcla del pigmento violeta y el aceite a la base de jabón fundida y los aceites esenciales, y remueve.
Cambia la inclinación del molde por el lado contrario y vuelve a pulverizar de nuevo con alcohol encima de la primera capa para que se adhieran mejor las capas entre sí.
¡Importante! No viertas el jabón demasiado caliente encima de otra capa, ya que de lo contrario esta se fundiría por el calor. El jabón se funde alrededor de 50ºC, así que si viertes una capa con una temperatura de 80ºC encima de otra, es probable que la capa de abajo se funda y los colores se mezclen.
Repite el proceso con el resto de rayas (ahora toca de nuevo el blanco).
No te olvides de cambiar la inclinación por cada raya y pulverizar con alcohol antes y después de verter las diferentes capas para que luego no se separen.
 
Cuando hayas echado todas las capas, deja que el jabón se solidifique. Pasadas unas 4-5 horas, podrás abrir el molde y proceder a cortar el jabón de glicerina.
 
Jabón de glicerina con los mismos colores, pero con rayas rectas

¿Te ha parecido útil e interesante esta receta? ¡No olvides que en nuestra tienda online encontrarás todos los ingredientes que vas a necesitar. ¡Te esperamos!