Ingredientes para 12 jabones

400 gr Aceite de coco
200 gr Manteca de cacao
300 gr Aceite de oliva
100 gr Aceite de ricino
435 gr Agua
143,23 gr NaOH (7 % sobreengrasado)
50 gr Azúcar blanco (para que el jabón haga más espuma)
2 cucharaditas Dióxido de titanio
1 cucharadita Pigmento amarillo-ocre
1 cucharadita de Pigmento rojo-marrón

ACEITES ESENCIALES
2,5 ml Aceite esencial geranio
5 ml Aceite esencial citronela
3 ml Aceite esencial cedro de Atlas
7 ml Aceite esencial sándalo (Amyris)
2 ml Aceite esencial vetiver

Elaboración

Pulveriza con un poco de alcohol todos los materiales y utensilios que vayas a utilizar para desinfectarlos, dejándolos secar.

Cuando ya esté todo seco, caliente a fuego lento los aceites de coco y de ricino y la manteca de cacao hasta que se funda la manteca. Una vez lo hayas conseguido, ponte las gafas y la mascarilla de protección, porque será el momento de utilizar la sosa.

 

Introduce la sosa en los 435 gr de agua y remueve hasta que se haya disuelto del todo. Después, incorpora las dos cucharaditas de dióxido de titanio el azúcar, removiendo bien para que todo quede perfectamente homogéneo.

Deja que enfríen ambos recipientes (tanto el de los aceites como el de la cosa) hasta que los dos obtengan una temperatura de aproximadamente 40ºC.

 

Ahora vierte la sosa en los aceites y bate con la batidora hasta que obtengas un líquido con una textura tipo gel (pero sin llegar a ser espeso). Incorpora a continuación los aceites esenciales y bate brevemente.

Es el turno de repartir la mezcla resultante a partes iguales en tres recipientes. Cuando lo hayas hecho, en un recipiente añades el pigmento amarillo y en otro el rojo/marrón. A continuación, bate para que se mezclen bien los pigmentos.

Para hacer el jabón marmoleado lo más fácil es tener un molde plano para que se pueda trabajar bien el diluido.

La forma en la que lo trabajamos nosotros es la siguiente:

 

MARMOLEADO DEL JABÓN

Preparamos el molde poniendo papel vegetal o de film en la parte del culo del molde para que luego nos resulte más fácil de desmoldar.
Montamos solamente el marco exterior y colocamos en el centro del molde un vaso boca abajo.
Comenzamos vertiendo sobre el centro del vaso un poco del primer color, después del segundo, del tercero y así sucesivamente hasta haber agotado todos los colores. Importante hacerlo sobre el centro del vaso para que los círculos sean regulares.

 

Por último, saca el vaso, coge una espátula y haz el dibujo. En nuestro caso hemos comenzado introduciendo la espátula en el centro hasta que tocase el fondo y nos la hemos llevado hacia los bordes, sacándola con mucho cuidado.

Hemos limpiado la espátula con papel y la hemos vuelto a colocar en el centro, pero esta vez la hemos llevado hacia afuera (las paredes) no hacia los bordes. Lo hemos hecho doce veces (como los números del reloj, más o menos).  Una vez listo, hemos comenzado de nuevo sobre las líneas ya hechas, trazando doce líneas más.

Ahora ya solo queda meter los divisores en el molde para que a la hora de desmoldar no haga falta cortar (ya saldrán con la forma y los cantos rectos y del mismo tamaño).

Déjalo reposar unas 8/10 horas y, pasado ese tiempo, cuando veas que el jabón ya no desprende calor, procede a desmoldarlo y a colocar las pastillas en un sitio seco y ventilado en el que pueda madurar durante 6/8 semanas antes de comenzar a utilizar el jabón.

¿Te ha parecido útil e interesante esta receta? Recuerda que encontrarás todos los ingredientes y materiales en nuestra tienda online.