Muchas veces solemos comprar una crema o bien porque la hemos visto anunciada o bien porque a nuestra amiga le fue de perlas y pensamos que vamos a obtener los mismos resultados, pero lamentamos decirte que ni todas las personas son iguales, ni todas tenemos el mismo tipo de piel. 
¿Y qué significa esto? Pues que no nos va a sentar de la misma manera un mismo producto. Quizá la crema que a tu amiga le va genial, a ti te produce acné o te resulta demasiado seca.
¿Cómo dar entonces con la crema ideal? Lo primero de todo es hacerse un examen y averiguar qué tipo de piel tenemos: normal, sensible, seca o mixta. Una vez lo sepamos, podremos limitar mucho mejor la búsqueda del tipo de producto que necesitemos.
Es importante tener en cuenta que aunque te vendan un producto como «ideal» para tu tipo de piel, no siempre te va a ir bien. A veces contienen productos químicos no recomendables que pueden alterar tu pH y producirte irritaciones. ¿La mejor solución? Apostar por cremas caseras y naturales.
Desde Cosmética Natural Casera Shop abogamos por un cuidado libre de productos tóxicos e industrializados, y por ello queremos hacerte llegar cuatro tipos de receta para que tú misma crees la crema que más se adecue a tu piel. ¿Preparada? ¡Toma nota!
Piel seca. Tenemos la receta ideal a base de manteca de karité y glicerina vegetal que protegerá tu piel de una deshidratación excesiva. ¡No esperes más y accede a la receta haciendo clic aquí!
Piel sensible e irritada. Si tu piel es más bien sensible y sufres irritaciones con frecuencia, lo mejor que puedes hacer es construir tu propia crema; una que no contenga ningún tipo de adictivo y que sea hidratante. ¿Por qué no pruebas esta que te proponemos? Pincha aquí para ver la receta.
Piel mixta. Si desafortunadamente tiendes a tener granitos y una piel excesivamente grasa, deberías poner remedio con nuestro tónico facial casero. ¡Apunta la receta pinchando aquí!
Piel normal. Que tengas la suerte de tener una piel que no te da demasiados problemas no implica que la debas descuidar. ¿Por qué no echas un vistazo a nuestra receta con crema base? Te sorprenderán sus resultados ¡Haz clic aquí para verla!
¿Has tomado nota? Ahora solo te queda llevarlo a la práctica y probarlo sobre tu piel. ¡No olvides dejarnos un comentario para ver qué tal te ha ido!