El acné se conoce como uno de los problemas cutáneos que más preocupan a las personas que lo padecen y pueden ser casos más o menos severos. Generalmente se suele relacionar con la adolescencia, debido al cambio hormonal propio de la pubertad, sin embargo, también puede aparecer más allá de los 30 por diferentes causas.

Es por esto por lo que desde Cosmética Natural Casera Shop queremos abordar este tema y hablar sobre los cuidados que pueden tener aquellas pieles con acné desde una perspectiva natural. También, mencionaremos algunos mitos que hay alrededor de este tema, así como su prevención y algunas recomendaciones.

¿Qué es el acné?

El acné es un trastorno de la piel que afecta los folículos pilosebáceos (poros) en donde se produce una alteración de su funcionamiento, los folículos pilosos se tapan con grasa y células cutáneas muertas causando granos, espinillas blancas o comedones cerrados, espinillas negras o comedones abiertos, quistes o pápulas rojas.

Este trastorno cutáneo es muy frecuente junto con la posibilidad de producir molestias, y suele aparecer en la cara, la frente, el pecho, los hombros o la parte superior de la espalda. Así mismo, como hemos mencionado anteriormente, para la mayoría de las personas, el acné tiende a desaparecer al llegar los 30, pero algunas personas pueden continuar padeciéndolo a los 40 o 50 años.

acné

El acné se puede producir por diferentes causas:

-Gran cantidad de acumulación de grasa en los poros

-Acumulación de células cutáneas muertas en los poros.

-Crecimiento de bacterias en el poro

También, las siguientes causas pueden aumentar las posibilidades de que el acné se desarrolle:

-Las hormonas

-Antecedentes familiares

-Algunos medicamentos

-La edad

Así mismo, estas condiciones no causan acné, pero pueden empeorarlo:

-Usar ropa ajustada o la presión de los cascos deportivos

-Mucha humedad y contaminación ambiental

-Apretar o pellizcar las espinillas, entre otros.

Otra de las causas que puede provocar acné y que se ha convertido en una razón muy común es el llamado Maskné que es un nuevo término creado a raíz del COVID-19 y se refiere al acné facial que se desarrolla en la zona donde se usa la mascarilla.

Así mismo, su apariencia es el de un típico acné que puede provocar comedones, pápulas o quistes. No obstante, esta clase de acné se diferencia del resto por su distribución en la cara. Mientras que el acné común puede desarrollarse en la llamada Zona T, el maskné aparece exclusivamente en la zona donde se usa la mascarilla, alrededor de la boca, de la nariz y en la mandíbula.

El maskné se desarrolla principalmente por el calor y la humedad que se crea por el uso de la mascarilla que hace que aumenten microorganismos como las bacterias y los hongos.

el acné se produce por la generación de humedad

¿Cuáles son los tipos de acné?

Espinillas blancas o comedones cerrados:

Son aquellos que se producen por la obstrucción de los poros, ya sea a causa de las impurezas del aire, por el sebo, o las células cutáneas muertas, producen bultos blancos y no pueden salir a la superficie de la piel.

Puntos negros o comedones abiertos:

Se producen en poros dilatados y son una mezcla de grasa y células muertas que se oxidan con el contacto con el aire lo que provoca el color negro. Pueden salir a la superficie de la piel.

Acné papular:

Se trata de un tipo de lesión cutánea que se caracteriza por irregularidades sensibles rojas y pequeñas. Se producen por un incremento de las células de la dermis o epidermis o de ambas.

Acné pustuloso:

Se conocen como pápulas con pus en la punta. Son pequeños abultamientos que aparecen en la piel en forma de bolsa que contiene pus y pueden ser signo de una infección.

Acné nodular:

Se trata de bultos grandes, dolorosos y sólidos que aparecen debajo de la piel. Son lesiones más profundas y apuntan raramente a la superficie.

Acné quístico:

Es un tipo de acné más severo en el que se forman nódulos y quistes dolorosos que se producen debajo de la piel y afectan a cara y tronco.

tipo de acné

¿Qué mitos existen en torno al acné?

Hoy por hoy existe un gran número de mitos populares en torno al acné y que pueden empeorar la salud de la piel. Según el doctor Jorge Soto, director de la fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y venereología (AEDV), algunos mitos sobre esta afección de la piel son:

El acné afecta solo a los adolescentes:

Este es un mito muy popular y alejado de la realidad, ya que tanto personas jóvenes como adultas pueden llegar a padecer esta afección cutánea, siendo más frecuente en las mujeres.

Los lácteos, el chocolate y los fritos causan acné:

Según el doctor Soto, existe mucha controversia en torno a este tema. El chocolate, por ejemplo, en una cantidad moderada no produce acné, pero lo que sí es probable es que los alimentos con un alto índice glicémico (hidratos de carbono muy refinados que se absorben muy rápidamente cuando los digieres y estimulan una intensa liberación de insulina), sí empeoren el acné, sobre todo en mujeres y especialmente con sobre peso.

Además, menciona con respecto a los lácteos que no está claro que favorezcan o sean causa de la aparición del acné.

Apretar los granos y pellizcarlos hace que desaparezca más rápido el acné:

Si se manipulan los granos con las manos provocará un empeoramiento inmediato del acné que puede dejar secuelas y en el peor de los casos cicatrices.

El maquillaje provoca acné:

El doctor Soto menciona que, si el maquillaje está bien escogido y acorde al tipo de piel, no va a empeorar el curso del acné. Para estos casos recomienda utilizar maquillaje no comedogénico que no contengan sustancias químicas que puedan obstruir el folículo pilosebáceo para que así no aparezcan comedones o puntos negros.

Lavarse la cara con frecuencia mejorará el acné:

Se debe tener especial cuidado con el exceso de higiene en la cara, ya que puede provocar patologías.

Lavarse la cara con frecuencia mejorará el acné

¿Cuáles son las causas del acné en la mujer?

En la mujer existen diferentes factores que pueden ayudar a que aparezca esta afección cutánea, algunos de estos son:

Acné hormonal durante el embarazo:

Los cambios que se producen durante el período de gestación pueden ser atribuidos al incremento de las hormonas. Cuatros tipos principales de hormonas son las responsables de los cambios durante el embarazo: progesterona, gonadotropina coriónica humana (la “hormona del embarazo”), lactógena y estrógeno.

En particular, a las hormonas de estrógeno y progesterona, se les atribuye directamente los cambios que experimenta el cuerpo en este período. A medida que aumente los niveles de estrógeno, se incrementará la producción de grasa de los poros, provocando que la piel se vuelva oleosa. Sin embargo, para otras mujeres que tengan la piel grasa, este incremento desembocará en trastornos como el acné facial o corporal.

Ciclo menstrual:

Según las diferentes etapas de la menstruación, algunas mujeres pueden llegar a tener episodios de acné. Esto puede suceder tanto en el síndrome premenstrual como en el período, ya que las hormonas actúan en la superficie de la piel y por ello es muy habitual que aparezcan lesiones cutáneas debido al desequilibrio hormonal que se produce a raíz de la reducción de estrógeno que origina el sangrado menstrual y el aumento de la secreción sebácea que desemboca en la obstrucción de los folículos polisébaceos (poros) provocando espinillas o puntos negros.

Tensión emocional:

El estado de ánimo puede llegar afectar el estado natural de la piel, el estrés, por ejemplo, puede producir la liberación de esteroides suprarrenales que a su vez estimulan la producción de sebo, lo que podría explicar el empeoramiento del acné con el estrés.

Acné en la mujer adulta:

Se conoce como acné del adulto a aquella inflamación crónica de la unidad pilosebácea que persiste como continuación de los síntomas de acné en los adolescentes, más allá de los 25 años o a aquella de aparición tardía más allá de esa edad.

El acné de la mujer adulta se caracteriza por la aparición de comedones, pápulas, nódulos y quistes, similares a las lesiones en una mujer adolescente, pero con una alta proporción de lesiones inflamatorias que afectan en mayor grado al inferior de la cara y al comienzo de cuello.

Acné en la mujer adulta

Cuidados de la piel con acné

Prevención y recomendaciones:

Se debe tener en cuenta que no existe una forma eficaz para prevenir el acné, no obstante, las personas que lo padezcan pueden seguir una serie de recomendaciones que ayudarán a reducirlo, así como las lesiones.

Algunas de las recomendaciones que hace la Academia Española de Dermatología y Venereología son:

-Limpiar la cara dos veces al día: De esta manera se quitará el exceso de grasa de la superficie de la piel y las células cutáneas muertas que puedan obstruir los poros. Sin embargo, se debe tener muy en cuenta no abusar de la limpieza facial, ya que se puede resecar la piel o irritar el acné.

-Secar la piel sin frotarla

-Aplicar los productos recomendados de forma tópica para tratar el acné.

-Elegir cosméticos que no sean comedogénicos.

-Usar fotoprotectores que no sean grasos.

-No tocar los granos.

-Reducir el contacto del pelo con la piel de la cara.

-Evitar el estrés, entre otros.

limpieza de la piel

¿Qué productos naturales son adecuados para el acné?

Entre los productos naturales que podrían ayudar a reducir la inflamación y los brotes de acné se destacan:

Activo antiacné:

Se trata de un producto perfecto para combatir el maskné. Gracias a su composición este activo tiene propiedades antisépticas, antibacterianas y antiinflamatorias. Además, regula el sebo de la piel, característica que lo convierte en un excelente tratamiento natural para el acné, maskné y las lesiones acnéicas.

¡Me lo llevo!

Mix de Ácidos Alfa Hidroxiácidos (AHA) naturales:

Son también conocidos como AHAs y se caracterizan por ser ácidos orgánicos que actúan como exfoliantes en la piel, mejorando su hidratación y aumentando la producción de colágeno. Entre sus muchos beneficios se destaca que ayudan a rejuvenecer la piel del rostro, combaten problemas dermatológicos como el acné o manchas en la piel, además de su poder renovador.

¡No me lo pierdo!

Niacinamida/Nicotinamida (vitamina B3):

Se trata de una vitamina que es soluble en agua, refuerza la barrera de la piel, estimula la renovación celular, mejora la circulación sanguínea y regenera también en casos de acné. Además, es un producto “antiarrugas” y “anti-edad” que es capaz de disminuir las arrugas y manchas de pigmentación.

¡Lo necesito!

Aceite esencial árbol de té:

Es un producto muy eficaz para combatir el acné, se pude utilizar con unas pocas gotas y mezclarlas con gel de Aloe Vera. Otra opción, es utilizarlo con un poco de miel en formato de mascarilla, la cual disminuirá en gran medida el acné.

¡Enseñadme más!

Aceite esencial lavanda:

Gracias a sus propiedades calmantes, relajantes y equilibrantes, este aceite es ideal para pieles grasas con impurezas, acné, piel irritada y con tendencia a alergias. Además, ayuda a tratar picaduras, quemaduras y pequeñas heridas.

¡Lo quiero!

tratamientos naturales

Descubre 4 recetas caseras y naturales para piel con acné

-Limpiador facial sólido para piel grasa o acneica: Si tu piel tiene tendencia a ser grasa y acneica, esta receta es ideal para ti, se trata de un limpiador facial con ingredientes naturales que actúa en profundidad eliminando las impurezas y suciedad que se acumulan en el rostro durante el día.

¡Quiero ver más detalles!

-Mascarilla casera para piel grasa y acné: Se trata de una receta muy eficaz y capaz de limpiar los poros en profundidad de forma suave. En su formulación se destacan productos como los hidrolatos y aceites esenciales que actúan como agentes antibacterianos y antisépticos y como regulador de la actividad de las glándulas sebáceas está la vitamina B3 (Nicotinamida).

¡No me la pierdo!

-Roll-on anti-acné con liposomas: Este stick antiacné es perfecto para combatir esos granitos molestos, pequeños quistes y espinillas y todo gracias los productos naturales de su fórmula como el aceite esencial árbol de té, el hidrolato de tomillo y la vitamina B3.

¡Quiero saber más!

-Crema para piel con acné con crema base (noche y día): Es una receta muy sencilla de elaborar en la que se utiliza crema base, ya que no solo sirve como un producto antiarrugas, sino que también se recomienda para mejorar las pieles con acné. Además, en su formulación cuenta con productos perfectos para combatir este problema dermatológico como calófilo, salvia, árbol de té, tomillo y manuka.

¡La necesito!

Por último, recuerda que, si tienes algún comentario o pregunta, no dudes en contactarnos, estaremos encantados de atenderte.

Y para que no te pierdas ningún tutorial, novedad y ninguna de nuestras publicaciones, puedes seguirnos en nuestras redes sociales: Youtube, Facebook, Instagram, Pinterest y LinkedIn.