Hasta hace relativamente poco, el aceite de coco era un producto prácticamente desconocido y casi nadie sabía de sus múltiples beneficios. Afortunadamente, hoy en día cada vez es más común oír hablar de este producto.
Se dice de él que alivia el estrés, favorece la digestión e incluso que controla el colesterol, pero lo cierto es que sus propiedades van mucho más allá. Desde Cosmética Natural Casera Shop queremos mostrarte los beneficios de este producto en el mundo de la cosmética y el cuidado de la piel. 
¡Sigue leyendo para enterarte de todo!
Cuidado de la piel
Diversos estudios han demostrado que el uso prolongado del aceite de coco sobre la piel mejora la hidratación, convirtiéndose en el aliado perfecto de todo tipo de pieles, especialmente de las secas. También favorece el retraso del envejecimiento.
Para su uso, puedes aplicarlo directamente sobre la piel o utilizarlo como ingrediente en tus recetas caseras, como por ejemplo esta que te proponemos (pincha aquí para acceder). 
Cuidado del cabello
Otra de las aplicaciones más claras del aceite de coco es utilizarlo sobre el cabello. Esto se debe a sus propiedades nutritivas, que ayudan a que el pelo crezca sano y brillante, protegiéndolo e hidratándolo. Además, se dice también que es un fuerte aliado contra la caspa, así que si tienes problemas de este tipo, no dudes en adquirir el producto.
En cuanto a su utilización, se recomienda usarlo como acondicionador o mascarilla, dejándolo actuar sobre el cabello entre 15 y 30 minutos antes de aclararlo. 
Si tienes las puntas abiertas, también puedes probar a aplicártelo con pequeños toquecitos directamente sobre ellas.
No obstante, estos no son los únicos usos del producto en cosmética. También puede utilizarse para masajes, para jabones artesanales, en barras labiales… ¡Toda una gran variedad de opciones!
Desde Cosmética Natural Casera Shop te recomendamos adquirir nuestro aceite de coco virgen ecológico (visita el producto haciendo clic aquí). Una opción perfecta para experimentar de primera mano todos sus beneficios. ¿Te animas a probarlo?