¿Habéis notado que en la actualidad están cobrando mucha más importancia los productos cosméticos naturales, aquellos que están hechos con ingredientes que nos regala la propia naturaleza y que son sanos para nuestro cuerpo? Todo esto ha venido evolucionando, poco a poco, gracias a que muchas personas han querido encontrar nuevas alternativas que fuesen naturales para el cuidado personal y para así poderse liberar de ciertos ingredientes que contienen algunos productos cosméticos convencionales como son las siliconas.

¿Qué son las siliconas y por qué se usan en cosmética?

Las siliconas son polímeros inorgánicos constituidos por una serie de átomos de silicio y oxígeno alternados, son incoloros, no biodegradables y con la capacidad de ser usados en una gran variedad de aplicaciones en cosmética y en productos de cuidado personal como champús, geles, acondicionadores, mascarillas para el pelo y cremas, entre otros.

Ahora bien, estos polímeros se usan en muchas formulaciones cosméticas como agentes conductores o suavizantes, porque tienen una textura muy ligera, ayudan a facilitar la aplicación de los productos y además mejoran, temporalmente y en gran medida, el aspecto visual del cabello y la piel, dando la sensación de que se encuentran muy saludables.

Sin embargo, y como bien lo mencionamos anteriormente, esto es sólo un efecto visual temporal que conlleva efectos negativos, que más adelante os contaremos.

Teniendo en cuenta lo anterior, os compartimos algunas razones por las que las siliconas se usan tanto en productos para el cabello como en productos para la piel.

Por ejemplo, en el cabello las siliconas facilitan el peinado, aportando volumen y brillo, además suavizan las cutículas dejando el cabello mucho más sedoso.

En productos capilares styling la silicona se usa para proteger el cabello de los secadores, planchas y tintes, entre otros. Esto gracias a que es una sustancia inerte y estable a altas temperaturas.

En cuanto a la piel, en el maquillaje, las siliconas alargan la duración del producto, dejando la piel con una textura mucho más suave y húmeda, disimulando poros y rellenado arrugas, dando la sensación de que está muy hidratada.

¿Cuáles son los efectos negativos que puede causar el uso de las siliconas?

Hasta ahora, hemos explicado qué son las siliconas y la razón por la que se usan en cosmética, ahora hablaremos de cuáles son los efectos negativos de usar estas sustancias en nuestro cabello y en nuestra piel.

Comenzamos mencionando que al aplicarnos un producto en nuestro cabello que contenga silicona (champú, acondicionador, mascarilla…), lo que haremos será crear una capa que impida que el cuero cabelludo se regenere naturalmente, además si esta sustancia no es eliminada adecuadamente de nuestro cabello, puede traer como consecuencia caspa, encrespamiento, deshidratación y caída, entre otros.

Con respecto a aplicar productos con silicona en la piel, como es el maquillaje, debemos de tener en cuenta que, si lo hacemos en un período muy prolongado, estas sustancias pueden llegar a impedir la correcta absorción de nutrientes que son necesarios en la piel, provocando así granitos en pieles más sensibles.

Por otra parte, cabe mencionar que las siliconas, como pueden causar efectos negativos en nuestro cabello y en nuestra piel, también los pueden causar en la naturaleza, ya que al no ser biodegradables no se pueden descomponer de forma natural en el medio ambiente.

¿Cómo evitar el uso de la silicona en cosmética?

Desde Cosmética Natural Casera Shop te damos algunos consejos para evitar el uso de las siliconas en tus productos cosméticos:

Lo primero que podemos aconsejarte es que busques en los ingredientes de los productos de uso cosmético terminaciones como -cone, -conol y -xane. Las más conocidas son: Dimethicone, Dimethicone Copolyol, Cyclomethicone y Cyclopentasiloxane, entre otras.

Otra alternativa que te damos es adquirir productos naturales libres de siliconas y amigables con el medio ambiente que estén hechos con base de ingredientes naturales como los champús y acondicionadores sólidos, los cuales son elaborados con aceites como el de almendras y el aceite de coco, entre otros. Encuentra algunos ejemplos de cómo hacer champús sólidos aquí

Otra opción es nuestro coco caprylate (lo puedes ver aquí), el cual proporciona una textura ligera y agradable, muy parecida al que dan las siliconas, pero sin obstruir poros, ni interferir con las funcionalidades normales de la piel.

En la actualidad, el mercado nos ofrece muchas alternativas de productos certificados como orgánicos y naturales, para la piel y el cabello que son libres de siliconas y que podemos adquirir a muy buen precio.