Puede que no todas contéis con una crema hidratante entre vuestros básicos de belleza (aunque deberíais), pero seguro que más de una la habéis utilizado en alguna ocasión. El problema viene en que la mayoría de las veces no sabemos cuál utilizar y acabamos optando por la que está de oferta en ese momento. De ahí vienen los problemas de: “uy, pues esta crema me ha dado alergia”, “uy, pues con esta me han salido granitos”
Y es que puede que creamos que no tiene mucha importancia cuál comprar, pero lo cierto es que elegir la crema adecuada para nuestro tipo de piel es fundamental si queremos unos buenos resultados. 
Hace unas semanas en este mismo blog te aconsejábamos diferentes tipos de crema para cada tipo de piel (te animamos a leer nuestro artículo pinchando aquí si todavía no lo has hecho), pero nos dimos cuenta de que no compartimos los motivos por los que es recomendable utilizar cremas hidratantes. ¡Y de eso es de lo que vamos a hablar en el post de hoy!
A diferencia de una mascarilla, un exfoliante, tónico o loción limpiadora, las cremas hidratantes tienen la función de (valga la redundancia) hidratar nuestra piel y evitar esa sequedad que sufrimos de vez en cuando, especialmente en épocas de frío. ¡Pero no solo eso! Aquí tienes algunos de sus otros beneficios:
  • Protege la epidermis.
  • Elimina el aspecto áspero de la piel, aportando un tacto mucho más suave.
  • Ayuda a recuperar la vitalidad natural de nuestra dermis.
  • Evita la acumulación de células muertas.
  • Favorece la elasticidad de la piel.

Si quieres conseguir una crema hidratante libre de productos tóxicos e industrializados, en Cosmética Natural Casera Shop te damos la mejor de las opciones: crear tu propio producto. Nadie mejor que tú para saber lo que quieres y lo que necesitas. En nuestro blog encontrarás numerosas recetas hidratantes. ¡No esperes más y comienza a crear tu propia cosmética casera!