Noticia

¡Haz tus cosmeticos naturales y jabones en casa!

La moda del DIY

A pesar de que desde hace mucho tiempo a la gente le ha gustado hacer las cosas de una manera artesana, parece que con la llegada de la crisis esta tendencia se ha disparado y cada vez son más las personas que se animan a hacer cosas que antes simplemente compraban en una tienda. Probablemente una de las tendencias más novedosas y poco conocidas pero que está ganando terreno poco a poco es la de hacer sus propias cremas y productos de belleza, dando paso a un tipo de cosmética natural casera que se puede llegar a convertir incluso en una salida laboral para quienes han sabido aprovechar el momento y crean productos relativamente rápido y de buena calidad.

Esta moda del “hazlo tú mismo” (DIY por sus siglas en inglés) a su vez está contribuyendo a dinamizar un tipo de mercado que se encarga de suministrar los componentes necesarios y atender la demanda. Por ejemplo, algunas empresas de cosmética y productos naturales cuentan con materiales para hacer jabones como pueden ser envases y moldes para darles forma o aromas a base de extractos de plantas para que no solo se puedan hacer estos productos sino que se les pueda dar un toque más personal.

¿Puede ser realmente práctico?

Es muy probable que haya personas que consideren que hacer cosmética natural casera no solo es algo que requiere una inmensa cantidad de tiempo a invertir, sino que además no es realmente económico, y que por lo tanto no merece la pena dedicar una tarde a hacer jabones o cremas cuando es muy sencillo acercarse al chino de la esquina y coger cuanto uno necesite por un precio realmente bajo. Sin embargo, quienes piensan así pierden de vista algunos detalles que hacen que en cierto sentido hacer tus propios cosméticos y productos de higiene no solo puede ser algo práctico sino que hasta puede resultar en un beneficio interesante.

El primero de estos detalles tiene que ver con las fórmulas que se utilizan para realizar estos productos, principalmente en tiendas en las que se encuentran por unos precio muy reducidos. A menudo se emplean compuestos químicos que pueden producir reacciones alérgicas de diversas importancia, especialmente a quienes tienen la piel un poco más sensible pero también a otras muchas personas. No es la primera vez que se escuchan noticias acerca de un determinado ingrediente utilizado para hacer fórmulas cosméticas que ha sido retirado del mercado por ser altamente tóxico o peligroso, y hasta después de eso se ha denunciado que algunas marcas demasiado baratas seguían utilizándolo.

No es que queramos alarmar ni que se piense que todos los productos que se comprar en las tiendas son perjudiciales para la piel, ni mucho menos, pero sí resulta práctico emplear materiales para hacer jabones y cremas conociendo en todo momento lo que contienen estos productos, especialmente si se tiene alguna alergia o sensibilidad a algún tipo de componente químico.

En cuanto a si es práctico dedicarse a la fabricación y venta de estos productos, la verdad es que no es posible decir si alguien tendrá éxito o no en una iniciativa de este tipo porque todos sabemos que los negocios perfectos no existen y que hay quien ha conseguido ganarse la vida muy bien haciendo algo mientras que otros han tratado de hacer lo mismo y han fracasado estrepitosamente.

No obstante, si dejamos a un lado la idea de ponernos a vender cremas que hemos hecho en casa y simplemente las hacemos por entretenernos o para tener nuestros propios productos, la satisfacción que produce ver el resultado de un trabajo cuando lo hace uno mismo realmente pone en valor el producto que se obtiene, y si encima se consigue hacer un jabón, una crema o algún otro tipo de producto que guste a la gente de nuestro entorno, la satisfacción será aún mayor.

No obstante, a la hora de decidirse por hacer estas cosas es importante contar con materiales de primera calidad y no coger lo primero que encontremos. Si tienes algo de tiempo y quieres hacerlo, puedes ver cómo es relativamente fácil hacer estas cosas tú mismo, aunque si no te ves con ganas o no tienes el tiempo suficiente también puedes pasarte a la cosmética natural comprándoles directamente a ellos estos productos hechos. Posiblemente notarás la diferencia.