Las manos son una de las zonas del cuerpo que más utilizamos y, sin embargo, son también una de las zonas a las que menos atención prestamos. Es por ello que su cuidado diario se vuelve imprescindible si queremos mantenerlas suaves, hidratadas y sin grietas.
Para lograrlo, en Cosmética Natural Casera Shop te proponemos una receta casera con la que tus manos estarán 100 % hidratadas, protegidas y cuidadas en todo momento.
Con esta crema no sentirás la piel grasienta ni pegajosa, porque se absorbe increíblemente bien. Además, hidrata y repara en profundidad gracias al aceite de caléndula, a la manteca de aguacate y a la vitamina E. Por su parte, el almidón de arroz estabiliza la crema y le da un aspecto sedoso, mientras que la cera de abeja virgen bio, el hidrolato de nerolí y la fragancia natural de miel la envuelven en un aroma realmente atrayente.
¡¡Imposible resistirse a ella!!
Ingredientes para 90-100ml (áprox)
Fase oleosa:
Fase acuosa:
Fase principios activos/conservante:
3 gr Pantenol (opcional: hidratación extra e ideal en caso de piel agrietada o que necesita cicatrizar)
1 gr Conservante para cosmética natural: KemNat (o Rokonsal o Geogard o Sharomix)
1-2 gotas Ácido láctico
Pasos para su elaboración
1. Al igual que en todas las demás recetas, el primer paso es desinfectar todos los utensilios y envases que vayas a utilizar, pulverizándolos con alcohol a 70 º y dejándolos secar. Tampoco te olvides de tapar la superficie de trabajo con un papel.  
2. Con todos los utensilios y envases limpios y la superficie de trabajo lista para usar, comienza volcando los ingredientes de la fase oleosa en un vaso de laboratorio y calentándolos al baño maría (60 º) hasta que se hayan fundido por completo. 
3. Mientras los ingredientes de la fase oleosa se funden, aprovecha para hacer exactamente lo mismo con la fase acuosa. Es decir, vierte los ingredientes en otro vaso de laboratorio y caliéntalos también al baño maría (60 º) hasta que se fundan. La diferencia con el paso anterior es que aquí tienes que remover para que el alginato se disuelva bien. 
4. Cuando ambas partes estén bien fundidas, vuelca la fase acuosa sobre la fase oleosa (recuerda que ambas fases tienen que estar sobre los 60 º de temperatura) y bate con la minipimer durante aproximadamente tres minutos.
5. Deja la minipimer a un lado y continúa removiendo –esta vez con una cuchara– hasta que la emulsión resultante esté tibia. 
6. Añade ahora tanto la fase de principios activos como el conservante, y continúa removiendo. Aprovecha para medir el nivel de pH y, si no tiene entre 5/5,4, añade una o dos gotas de ácido láctico para regularlo.
7. Ya solo te queda envasar y… ¡¡listo!!
¿Has visto qué fácil? Como último consejo, te recomendamos guardar la crema en un lugar fresco (o por lo menos por debajo de los 20 º). En verano, mejor si la guardas en el frigorífico.
En cuanto a la duración, la receta debería conservarse sin ningún problema durante aproximadamente dos o tres meses, dependiendo del uso que le des.
No olvides que todos los productos utilizados se encuentran en Cosmética Natural Casera Shop, tu web natural de confianza. A través del siguiente enlace accederás al listado completo de ingredientes: