Esta crema de cuerpo tiene una textura espumosa tipo mousse y es perfecta para el cuidado de piel seca y escamosa. Se hace sin fase acuosa y sin emulsionante y con unos pocos pasos nada mas. Si quieres, puedes añadir seda en polvo para reducir un poco el brillo en la piel.

Ingredientes para aprox 150ml:
Fase 1:
15 gr Aceite de Macadamia
15 gr Aceite de Coco virgen
20 gr Aceite de Salvado de Arroz

Fase 2:
35 gr Manteca de Karité
33 gr Manteca de Cacao

Fase 3:
1,5 gr Polvo de Seda (opcional)
3,5 gr Extracto de Gingko
1,5gr Vitamina E
8 gotas de Aceite esencial de Sándalo (Santalum album)
10 gotas de Extracto de Vainilla 25%

Elaboración:
 

Desinfectamos todos los envases y utensilios antes de empezar. Medimos los aceites de fase 1 y fundimos el aceite de coco al baño maria. Una vez fundido lo quitamos del baño maria e introducimos las mantecas de fase 2. Removemos hasta que se hayan fundidos. 
Ahora metemos este vaso en otro recipiente con cubitos de hielo. 
Empezamos a batir con la batidora de varilla y no paramos hasta que  tengamos la textura de una crema espesa. 
Cuando está ya enfriado a temperatura ambiente puedes introducir los ingredientes de fase 3 y seguir batiendo. El tiempo que tarda hasta que tengas una crema espesa depende de lo rapido que consigues enfriar los aceites fundidos con los cubitos. Yo estuve batiendo unos 15-20 minutos. 
La textura es muy cremosa, parecida a un yogur que dan ganas de comerselo…


Los ingredientes y materiales para hacer esta mousse de karité encuentras en www.cremas-caseras.es – Cosmética Natural Casera Shop