Aceites esenciales: Consideraciones de compra para un uso seguro

A nadie le gusta envejecer, ni perder esa belleza plena propia de la juventud. No existen los milagros, pero sí que es posible utilizar ciertos trucos que retrasen ese envejecimiento de la piel. ¿Un ejemplo? La utilización de cremas con aceites esenciales, que ayudan a cuidar la piel y sentir un alto grado de bienestar por dentro y por fuera.

No obstante, los aceites esenciales no se deben utilizar a la ligera. Por este motivo, desde Cosmética Natural Casera Shop queremos compartir contigo una serie de consejos a tener en cuenta para usarlos de forma segura.

 

¿Qué son los aceites esenciales? Orígenes e importancia antes de su aplicación

La proveniencia de los aceites esenciales se encuentra en las flores, los frutos, las semillas, las raíces y la corteza de los vegetales. En Aromaterapia se destila el vegetal para lograr aceites esenciales. Esta segregación es la que se encarga de transmitir las propiedades naturales a través de distintas aplicaciones y tratamientos.

Entre sus principales características, destaca su gran efectividad, ya que optimizan las propiedades de las cremas o los tratamientos al penetrar fácilmente sobre la piel. También posee un alto poder absorbente, además de mejorar la circulación sanguínea, aliviar dolencias físicas o psicológicas e incluso combatir procesos antiinflamatorios delicados.

¿Cómo se aplican los aceites esenciales?

Al contener extractos de plantas muy concentrados y dada su pureza, conviene usarlos con cierta precaución. Y es que no se recomienda aplicarlos directamente sobre la dermis, sino que lo correcto es mezclarlo con un aceite portador, como puede ser el aceite vegetal de almendras o avellanas (máximo de concentración del 3 % cuando sea para uso corporal y del 1 % cuando sea para uso facial).

Nuestro mejor consejo es que realizas la mezcla de cremas con aceites esenciales y a continuación lo apliques sobre la piel. Eso sí, en este caso se debe humedecer con hidrolato natural a modo de tónico.

Propiedades de los aceites esenciales para la salud

  • Los aceites esenciales no generan grasa. Al contrario: la regulan.
  • Las cremas con aceites esenciales actúan favoreciendo la hidratación de la piel.
  • Son la mejor alternativa para evitar productos elaborados con compuestos tóxicos, como las cremas industriales.
  • Funcionan como nutrientes de la piel.
  • Las cremas con aceites esenciales cuentan con propiedades terapéuticas que logran regenerar, cicatrizar y estimular la circulación, entre otras cosas.
  • Logran reducir el estrés, contrarrestar el insomnio, disminuir la ansiedad y aliviar el dolor.
  • Son recomendables en estados de depresión, corregir problemas estomacales de tipo crónico e incluso son capaces de higienizar salas con personas enfermas.
  • Evitan contagios y despejan vías respiratorias; aumentan las defensas del organismo y mejoran el sistema inmune.
  • Calman la tos y el dolor de garganta.

Precauciones derivadas del uso de los aceites esenciales

  • Mantener fuera del alcance de los niños.
  • No se recomienda su uso en niños menores de 8 años.
  • No se recomienda su uso ni durante el embarazo ni durante la lactancia (a menos que sean prescritos por un profesional).
  • No utilizar de forma pura directamente sobre la piel (a menos que lo prescriba un/a médico), podría producir irritaciones.
  • Evitar el contagio con las membranas mucosas y con los ojos. En caso de contacto accidental con el ojo, enjuágalo con la ayuda de una base de aceite vegetal.
  • Evita la exposición al sol después del uso de los aceites esenciales foto-sensibilizantes (aceites cítricos por regla general). Los aceites esenciales que son extraídos de cítricos como el limón pueden causar quemaduras o manchas si te expones al sol después de utilizarlos. Por este motivo es más recomendable usar cremas con aceites esenciales en invierno o dejar pasar unas horas tras su aplicación antes de entrar en contacto con el sol.
  • En caso de ingestión accidental, ingiere aceite vegetal (y si es posible vomita), y consulta con un médico.
  • En caso de hipersensibilidad o alergia, prueba el aceite esencial antes de utilizarlo. Para ello, diluye una o dos gotas en un poco de aceite vegetal y aplícalo en el codo. Deja pasar media hora y comprueba si ha producido algún tipo de reacción. En las etiquetas de los aceites esenciales de Cosmética Natural Casera Shop encontrarás especificadas aquellas sustancias naturales que se identifican como sustancias que causaron problemas en personas propensas a alergia (podrás identificarlos como "Contiene: nombre de la sustancia").
  • No utilizar aceites esenciales cerca de una llama o fuente de calor.
  • No exceder la dosis diaria recomendada.
  • Las personas con patalogías neurológicas o coronarias deberán limitar su uso.

Dentro de las preocupaciones a tener en cuenta, también es importante saber la diferencia entre los aceites esenciales y vegetales. La dosificación debe ser 98 % de una sustancia de tipo conductor y 2 % del aceite.

Aplicación de los aceites esenciales

  • Recomendo para todo tipo de pieles. Puede aplicarse con ayuda de un palillo o directamente desde el bote.
  • Prueba a mezclar dos gotas de aceite esencial de geranio, una gota de semillas de zanahoria, diez de aceite vegetal de rosa mosqueta y la misma cantidad de aceite de argán. Luego, aplícala sobre la piel y déjala actuar.
  • La arcilla también reacciona muy bien con las cremas con aceites esenciales. Mezclando aceites vegetales y esenciales con este producto podrás realizar mascarillas para la celulitis y para la regeneración de la piel.

Patrones de uso seguro de los aceites esenciales

  • Añadiendolos a cremas, lociones, geles, serum y otros cosmeticos en esta dosificación: 1 gota por cada 10ml de cosmetico facial, 2 gotas por cada 10ml de cosmetico corporal
  • Difusión/evaporación. En un difusor o en una taza. 
  • Masaje/aplicación local. Diluye de 5 a 25 gotas de aceite(s) esencial(es) en 100 ml de aceite vegetal.
  • Inhalación. Unas cuantas gotas de aceite(s) esencial(es) dispersos en un recipiente con agua caliente.
  • Baño. De 10 a 20 gotas de aceite(s) esencial(es) dispersos en 100 ml de agua.
  • Compresa. Remojar la compresa en agua tibia. Agrega entre 4 y 5 gotas de aceite(s) esencial(es).

¡Muy importante! Los aceites esenciales son insolubles en agua, por loq ue primero se deben diluir en un dispersante (leche, por ejemplo).

Artículos de interés sobre los aceites esenciales:

Aceites esenciales durante el embarazo

Aceites esenciales vs aceites vegetales


Recetario

Busca tu receta y elabora tus cosméticos en tu propia casa

Buscador de recetas
  • Ver todas las recetas