Para hacer jabones caseros de colores tienes la oportunidad de elegir entre una gran variedad de ingredientes naturales que te permitan sacar unos jabones con dibujos, marmolados o con mezclas de colores. 

Colorantes naturales para jabón

ACEITES VEGETALES (el color del aceite es el color que va a tener el jabón)
Aceite de oliva verde = Amarillo claro

Aceite de aguacate verde sin refinar = Tono verde
Aceite de pulpa de espino amarillo = Naranja

PLANTAS, SEMILLAS MOLIDAS O ESPECIAS
Remolacha = ¡Ojo! en jabón da un tono gris no rojo, en cremas o champús un rojo/ rosa bonito según la cantidad usada.
Raíz de alkanna =En jabón da tonos de lila hasta violeta según cantidad usada
Achiote, cúrcuma, pimienta =Tonos de amarillos y naranja

Espirulina, espinaca molida, hojas de ortiga molida =Tonos de verde

Indigo =Azul (muy estable)

PIGMENTOS MINERALES

Óxidos de hierro, ultramarines, dióxido de titanio = Dan colores estables al jabón, aunque hay algunos que cambian de color en el jabón (por ejemplo, con el pigmento violeta sale un tono gris).

ARCILLAS
Rosa, verde, rojo, amarillo = Suelen salir colores bastantes estables y duraderos; no cambian de color en el jabón.
¡Importante! A la hora de hacer jabón casero de colores con ingredientes de colores, hay que tener varias cosas en cuenta:
  • No todos los colorantes naturales dan colores estables (puede ser que con el tiempo los colores se vuelven más claros).
  • No todos los colorantes naturales dan el mismo tono de color que tienen al jabón, es decir, que al entrar en contacto con la sosa cáustica puede que cambien. 
  • Hay colorantes que son fuertes y solamente requieren poca cantidad por ejemplo Cúrcuma…)

Ingredientes para jabón artesanal con colorantes naturales

300 gr Aceite de coco
200 gr  Aceite de oliva 
200 gr Manteca de karité
100 gr Aceite de girasol
26 8 gr Agua + 20 % = 322 gr de agua. Como vamos a elaborar un un jabón de diferentes colores, debemos aumentar la cantidad de agua en un 20 %. Al usar diferentes colores es necesario que la mezcla no se ponga solida tan pronto, y aumentando la cantidad de agua es mas fácil. Normalmente bastaría con un 10 %, pero mejor 20 % ya que la receta lleva también manteca de karité, que hace que la mezcla se ponga espesa rápidamente.

NaOH – 112,47 gr –  7 % sobreengrasado
2-3 cucharaditas Dióxido de titanio (para toda la mezcla)
1 cucharadita Pigmento azul para una parte nada más


ACEITES ESENCIALES (según el gusto se puede bajar o aumentar la cantidad):

30 gotas Aceite esencial vetiver 
50 gotas Aceite esencial benjui 
100 gotas Aceite esencial bergamota 

Elaboración

Previamente desinfectados todos los materiales y utensilios,  empieza midiendo los aceites y las mantecas en una olla, fundiéndolas a fuego lento y con cuidado (reservar 10 gramos de aceite). 

Mezcla de sosa caustica, agua y
dióxido de titanio

Mide el agua en un vaso y la cantidad de sosa en otro vaso distinto. En este punto, recomendamos que te pongas gafas y mascarilla a la vez que abres la ventana para así evitar respirar los vapores. 

Introduce la sosa en el vaso de agua. Mejor si haces esta mezcla dentro del fregadero por si hubiera algún percance.

Remueve con una varilla de vidrio hasta que se hayan disuelto todas las perlas de sosa. Cuando se haya enfriado un poco la mezcla sosa/agua, añade dos cucharaditas de café de dióxido de titanio y vuelve a remover bien para disolver todos los pigmentos. 

Espera hasta que se hayan enfriado las grasas por un lado y la mezcla de sosa/agua por otro, hasta que tengan alrededor 35-40ºC.

Ahora es el momento de hacer el jabón. Ponte de nuevo las gafas y vierte la sosa en los aceites. Bate hasta que se haya vuelto espeso (un poco menos que un pudding). 

Divide el jabón en dos partes (queremos tener una parte en blanco y la otra en azul). 




A una parte deberás añadir una cucharadita de café de pigmento azul. Ahora coge los 10 gr de aceite que te mandamos reservar al principio de la elaboración y mézclalo con los pigmentos. Remueve muy bien para dispersarlos y conseguir así que no queden grumos. 





En nuestro caso, nos precipitamos un poquito y los pusimos sin despersar. No obstante, ha funcionado (¡qué suerte!). Incluso añadimos más dióxido de titanio porque no nos pareció lo suficientemente blanco y también funcionó.

 

 

 

Utiliza dos botellas vacías con dispensador o mangas de pastelero para llenar la mezcla.











Coge el molde y haz una línea en blanco, una en azul, de nuevo en blanco, y así alternando. 


Finalmente, coge una varilla fina y mezcla los colores. Aquí por ejemplo hemos hecho simplemente lo siguiente:


Así es como nos ha quedado.


Ahora tapa el molde con una toalla y ponlo en un sitio donde pueda estar reposar tranquilamente. En cuanto ya no esté caliente y lo suficientemente duro para cortar, desmóldalo y córtalo. Recomendamos esperar a que madure (de seis a ocho semanas) antes de usar.





¡Y este es el resultado!

Si quieres ver más explicaciones sobre cómo hacer jabón casero y algunas indicaciones y prevenciones a la hora de trabajar con la sosa cáustica, pincha aquí.





¿Te ha resultado útil e interesante esta receta? ¡Anímate a probarla y déjanos un comentario en nuestras redes sociales contándonos qué tal la experiencia!

(*) Todas las recetas publicadas en el blog de Cosmética Natural Casera Shop son para uso privado y nunca comercial. La venta del producto final sin el permiso de Cosmética Natural Casera Shop está totalmente prohibido.